El Casco Histórico de Tarifa sigue perdiendo su identidad

General VivesMellaria, la Asociación Tarifeña de Defensa del Patrimonio Cultural, lamenta la sistemática destrucción a la que esta sometida la personalidad del casco histórico de Tarifa.

Mellaria califica la pérdida de los adoquines de la calle General Vives como un lamentable e irreparable atentado al tipismo del casco histórico de Tarifa.

La calle General Vives ha sido hasta ahora una de las mejores conservadas de la zona intramuros, pero la sustitución de la piedra tallada en forma de adoquines por modernas piezas de granito ha causado un impacto visual que perjudica grave e irremediablemente la fisonomía de la calle, ofreciendo un contraste antiestético con las calles aledañas: Jerez, Luz y Moreno de Mora.

Proceder a la sustitución de los adoquines de piedra en pleno corazón del núcleo histórico, según la asociación, es descabellado, por lo que Mellaria no comprende el sentido ni la finalidad de la actuación, a no ser por algún interés ajeno (a la propia calle) a la conservación y mantenimiento de nuestro patrimonio y de su tipismo. También se pregunta la asociación por la situación del valioso material retirado y el destino que el Ayuntamiento le piensa dar.

Mellaria se sorprende de que la Comisión Municipal de Patrimonio Histórico haya dado su consentimiento a esta significativa alteración de una calle situada en el casco antiguo, lo que viene a confirmar que la citada comisión no cumple el cometido para el que fue fundada, que es la conservación y protección del casco histórico de Tarifa, que tiene consideración de Conjunto Histórico Artístico

Anuncios

Problemas burocráticos impiden que Mellaria pueda dirigir escritos al Ayuntamiento de Tarifa

El Ayuntamiento, en cumplimiento de la legislación, sólo acepta escritos a través de la deficitaria sede electrónica

Logo2La Asociación Tarifeña para la Defensa del Patrimonio Cultural, Mellaria, tiene restringida totalmente la presentación de documentos y escritos al Excmo. Ayuntamiento de Tarifa debido a problemas burocráticos.

El Ayuntamiento, basándose en el artículo 14.2 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, no da entrada a los escritos que presenta Mellaria ni por correo postal certificado ni por ventanilla de atención al ciudadano.

La asociación respeta la inquebrantable postura del Ayuntamiento en hacer cumplir la legislación que limita la relación entre Mellaria y la administración, pero critica que durante el año pasado de 2018 los problemas con la sede electrónica han sido numerosísimos y han complicado enormemente la labor desinteresada de los voluntarios de Mellaria, situación que, lejos de facilitar la participación ciudadana, ha supuesto una traba al no permitir la entrada de documentación alguna mediante otro registro alternativo del Ayuntamiento.

Mellaria opina por tanto que las administraciones deben de estar cerca del ciudadano y la legislación ha de adaptarse a facilitar la labor altruista de la población, en lugar de silenciarla con procesos burocráticos complicados y lentos.

Hasta que la situación se solucione y la asociación esté en situación de presentar los escritos y peticiones a través de la exigida sede electrónica, Mellaria declara que recurrirá a la publicación de sus reivindicaciones y peticiones mediante notas de prensa.

Mellaria se reitera en que está de acuerdo en la exigencia del cumplimiento de la ley por parte del Ayuntamiento, pero se sorprende del consentimiento consciente y reiterado al incumplimiento de la normativa municipal de protección del casco histórico (PEPRICH), incumplimiento que ha dado lugar a una degeneración generalizada y caos urbanístico sin que el Ayuntamiento haya siquiera intentado aplicar la legislación con este otro tipo de ciudadanos que sí  infringen conscientemente la legislación.

 

El alcalde de Tarifa sigue negando información al Defensor del Pueblo

El Ayuntamiento ha sido apercibido por segunda vez y se le ha recordado su inexcusable deber de colaboración

25-03-19Hace más de un año la asociación tarifeña de defensa del patrimonio cultural Mellaria denunció ante el Defensor del Pueblo de España la situación de total abandono de la iglesia de Santiago, monumento de propiedad municipal.

Desde entonces la oficina del Defensor del Pueblo no ha logrado conseguir la colaboración del alcalde de Tarifa, a pesar de los apercibimientos recibidos. Hace unos días el Defensor del Pueblo se ha vuelto a dirigir al Ayuntamiento tarifeño recordándole la legislación vigente, que establece que “todos los poderes públicos están obligados a auxiliar al Defensor del Pueblo” y que “no podrá negársele el acceso a ningún expediente o documentación administrativa”.

Hace tres meses el Defensor del Pueblo pidió al Ayuntamiento iniciar el procedimiento de contratación de las obras de consolidación de la espadaña de la iglesia de Santiago y a realizar el estudio de rehabilitación del resto de la iglesia. Según Mellaria ninguna de las dos medidas han sido acometidas por el Ayuntamiento, a pesar del peligro real de derrumbe del elemento más llamativo de la histórica iglesia como es su espadaña.

Mellaria ha anunciado que, tras un periodo prudencial, procederá a poner en conocimiento de la fiscalía la persistente negativa del alcalde de Tarifa a cumplir con sus obligaciones legales de contestar al Defensor del Pueblo.

Desde Mellaria se critica la irresponsabilidad municipal en cuanto a sus obligaciones de conservación de la antigua iglesia de Jesús, una inacción que podría arruinar definitivamente un importante monumento tarifeño.

Mellaria denuncia igualmente que la práctica de negar información a otras administraciones es habitual en el Ayuntamiento tarifeño, lo que está ocasionando la paralización de expedientes sancionadores por parte de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

 

El bando para embellecimiento del casco histórico de Tarifa carece de firmeza

Mellaria solicita que se pongan fechas para el cumplimiento del PEPRICH

PEPRICH en BOJAReferente al bando publicado por el alcalde sobre el embellecimiento del casco histórico de Tarifa, la asociación para la defensa del patrimonio cultural, Mellaria, realiza los siguientes comentarios:

En primer lugar Mellaria se pronuncia sobre la falta de sentido del bando, ya que en Tarifa existe una normativa suficiente para que el casco histórico esté protegido y salvaguardado para que continúe con su tipismo e identidad. Lo único que se precisa es que el Consistorio ponga en funcionamiento el mecanismo necesario para hacer cumplir dicha legislación del PEPRICH, además de intentar adecuarlo a las verdaderas necesidades del centro histórico cubriendo las carencias que tiene y ampliando la protección.

El citado bando carece de solidez y de autoafirmación, llegando a decir que “ningún instrumento administrativo es suficiente sin la participación activa de la ciudadanía en la conservación patrimonial”, con lo cual se entiende que la situación queda en el mismo lugar en el que está: la mayoría de las personas o empresas que infringen la ley lo hacen por beneficio personal y a sabiendas.

En cuanto a la dejadez del Ayuntamiento sobre los monumentos que se encuentran en Tarifa, la asociación supone que los técnicos municipales son conscientes de que el Consistorio tiene la obligación de su mantenimiento. Sin embargo, no parece que sea así a tenor de lo que observamos, por ejemplo, por el abandono de un Bien de Interés Cultural como es el castillo de Santa Catalina o la imprudencia de no intervenir en la espadaña de la iglesia de Santiago.

Desde que está en funcionamiento la citada Comisión Municipal de Patrimonio se ha seguido consintiendo el incumplimiento de la legislación en muchos temas, como son la instalación en fachadas de grandes paneles, letreros irregulares, colocación de objetos diversos en la vía pública, o pinturas coloreadas en paredes; la patrulla municipal dirigida por la historiadora del arte, que supuestamente debe velar por el cumplimiento de la legislación, en realidad consiente y es cómplice de estas ilegalidades.

En cuanto al trámite de consulta pública que se va a abrir para recoger sugerencias para la mejora del casco histórico, Mellaria declara que son numerosos los escritos enviados al Ayuntamiento mediante sede electrónica o registro de entrada desde hace años, y por lo tanto, antes del plazo señalado en el bando. En dichos escritos se recogen la totalidad de las infracciones que se están cometiendo en el casco histórico y que Mellaria reivindica de manera perentoria.

Mellaria declara que la obligación del Ayuntamiento y de la Comisión Municipal de Patrimonio es la de hacer cumplir la legislación exigiéndolo de manera firme y con la autoridad necesaria, de forma que tanto los empresarios como los demás ciudadanos entiendan que no tienen más opción que la de cumplir con la legislación que regula el casco histórico de Tarifa.

Por último y como más importante, el Ayuntamiento se tiene que pronunciar sobre las fechas para instruir los expedientes y exigir el cumplimiento del PEPRICH para que el bando pueda tener efectividad.

El Ayuntamiento de Tarifa sigue entorpeciendo el trabajo del Defensor del Pueblo

Ante la falta de respuesta municipal la oficina del Defensor del Pueblo de España ha solicitado al Ayuntamiento la remisión urgente de información sobre la iglesia de Santiago

DefensorMellaria vuelve a lamentar que el Ayuntamiento de Tarifa siga entorpeciendo el trabajo del Defensor del Pueblo de España, que ante la tardanza en recibir respuesta municipal “ha requerido la remisión urgente” de información sobre la iglesia de Santiago.

El pasado mes de noviembre y por una queja planteada por Mellaria, la oficina del Defensor del Pueblo solicitó al Ayuntamiento tarifeño que a “la mayor brevedad posible se iniciara el procedimiento de contratación de las obras de consolidación y apeo necesarias que garanticen la integridad de la espadaña de la iglesia de Santiago”, también le sugirió la realización del “estudio de rehabilitación del resto de la iglesia”, que debe realizarse de forma simultánea a la actuación de consolidación de la espadaña.

Desde Mellaria no se tiene conocimiento de que ninguna de las dos sugerencias hayan sido atendidas, y no sólo esto, sino que pasado tres meses, el alcalde de Tarifa aún no ha contestado al Defensor del Pueblo, motivo por el que ahora se le exige la “remisión urgente” de la información solicitada.

Hay que recordar que en el pasado mes de marzo, el Defensor del Pueblo de España denunció al Ayuntamiento de Tarifa ante la fiscalía por entorpecer su trabajo, sin que al parecer tal medida haya modificado la actitud municipal.

Mellaria extiende su denuncia, ya que el Ayuntamiento tampoco facilita información a otras administraciones, lo que está propiciando la paralización de expedientes abiertos por la Consejería de Cultura.

Este es el caso de la solicitud que la Delegación Territorial de Cultura de Cádiz hizo al Ayuntamiento tarifeño en octubre de 2017, requiriéndole información sobre la iglesia de Santiago, como paso previo para iniciar un procedimiento sancionador por incumplimiento de la ley de Patrimonio Histórico. Ante el silencio intencionado de la administración tarifeña, la Junta de Andalucía no puede tomar medidas para salvaguardar el monumento de propiedad municipal, que sigue un continuado deterioro.

Desde Mellaria se expresa que es inaceptable esta desidia municipal, no solo por manifiesto incumplimiento de las obligaciones legales que tiene el alcalde, sino principalmente por el daño que está produciendo al patrimonio cultural tarifeño.

El grupo de fandango tarifeño Nuestra Señora de la Luz, premio Isidro de Peralta 2018

La mención Chapuza a la mala gestión del patrimonio cultural lo ha recibido la Comisión Municipal de Patrimonio Histórico

Grupo de fandango tarifeño
Grupo de fandango tarifeño

La asamblea general de la asociación tarifeña de defensa del patrimonio cultural, Mellaria, otorgó el pasado día 2 de enero los premios Isidro de Peralta en su XVII edición.

El galardón ha sido concedido al “Grupo de Fandango Tarifeño”, asociación que lleva muchos años preservando una parte importante de nuestro patrimonio cultural inmaterial, como es el folklore de Tarifa y de su campiña.

En una Tarifa que está perdiendo su identidad de pueblo, la asociación de Fandango Tarifeño trabaja incansable para que una parcela de nuestra cultura y de nuestra tradición se transmita a las generaciones venideras tal y como ha ido sucediendo a través de nuestra historia y para que no desaparezca ante las nuevas costumbres y tendencias que se están afianzando en los últimos años en nuestro pueblo.

En cuanto a la mención “Chapuza 2018″, los socios de Mellaria han decidido concederla a la Comisión Municipal de Patrimonio Histórico. El casco antiguo de Tarifa, declarado conjunto histórico con la categoría de bien de interés cultural, viene sufriendo una continua agresión a su estética de pueblo milenario. La Comisión Municipal de Patrimonio Histórico, que está en funcionamiento desde el año 2017, es la responsable de paralizar esta agresión; sin embargo se sigue permitiendo el incumpliendo de la normativa que protege el casco histórico y se desatiende la obligación de trabajar para subsanar y modificar aquellos apartados del PEPRICH redactados en su día y que hoy están perjudicando seria e irreversiblemente la fisonomía del casco antiguo de Tarifa, petición que ha realizado Mellaria sin que haya recibido contestación.

En esta XVII edición de los premios Isidro de Peralta, se han concedido además dos menciones especiales: una de ellas a “Tarifa Directo”, en agradecimiento por la divulgación imparcial de todas las notas de prensa publicadas por Mellaria.

La segunda mención especial se ha concedido a la empresa tarifeña “Cerámica Tarifa”, que altruistamente dona las placas para conferenciantes, premios y placas conmemorativas, además de la confección de los premios Isidro de Peralta a partir de un diseño de Manuel Reiné. Todo ello con el único afán de colaborar con Mellaria y con el patrimonio cultural de Tarifa.

Los premios Isidro de Peralta, que este año se dan por decimoséptima ocasión, serán entregados en un acto que se celebrará durante el mes de marzo.

La UNESCO ha declarado Patrimonio de la Humanidad los conocimientos y técnicas del arte de construir muros en piedra seca

Horno, ya en desuso, construido con piedra seca en la campiña tarifeña
Horno, ya en desuso, construido con piedra seca en la campiña tarifeña

La asociación tarifeña de defensa del patrimonio cultural Mellaria ha expresado su satisfacción porque la UNESCO haya declarado recientemente Patrimonio de la Humanidad una técnica constructiva ampliamente utilizada en el municipio tarifeño.

Se trata del levantamiento de muros, ya sea para viviendas o recintos para animales, realizados exclusivamente con piedras, sin labrar y sin ninguna argamasa.

La vivienda tradicional de la campiña tarifeña está construida a base de esta técnica, usando la piedra arenisca del lugar. Los hábiles albañiles tarifeños, algunos de los cuales continúan trabajando esta técnica, con sólo efectuar unos pequeños cortes en la piedra, logran muros de paredes perfectamente planas, aunque las piedras sean muy irregulares.

Para rellenar los huecos se utiliza tierra vegetal o barro. Las esquinas de los muros suelen fortalecerse con piedras labradas, al igual que ocurre con los dinteles de los vanos.

La solidez de la edificación así construida garantiza una larga vida, lo que se demuestra porque la mayoría de las viviendas tradicionales del campo tarifeño están hechas a base de la técnica constructiva de piedra seca.

Además de en España esta técnica también se usa en otros países como Chipre, Francia, Grecia, Italia, Eslovenia y Suiza.

El Defensor del Pueblo español urge al Ayuntamiento a que rehabilite la iglesia de Santiago

También le pide que inicie las obras que garanticen la integridad de la espadaña de la histórica iglesia

A petición de la asociación tarifeña de defensa del patrimonio cultural, Mellaria, la oficina del Defensor del Pueblo se ha dirigido al Ayuntamiento de Tarifa como titular de la iglesia de Santiago, para proponerle que a la mayor brevedad haga la contratación de las obras de consolidación y apeo que impidan la ruina de la espadaña de la histórica iglesia.

El Defensor del Pueblo también solicita al Ayuntamiento que, de forma simultánea a la actuación en la espadaña, ordene los estudios de rehabilitación del resto del edificio, al entender que es necesaria la recuperación de este monumento, hoy día muy deteriorado.

Según los informes de los técnicos municipales realizados en el año 2014, el edificio se encuentra en estado ruinoso, con riesgo de desplome, por lo que se necesitan trabajos de apeo y andamiaje que garanticen la seguridad del edificio y su entorno. Sin embargo, pese al riesgo cierto de derrumbe y peligrosidad nada se ha hecho desde entonces.

En el pleno municipal del pasado mes de marzo se aprobó por unanimidad y a petición de Mellaria que los servicios de obras del Ayuntamiento ejecuten el proyecto de intervención urgente en la espadaña de la antigua iglesia de Santiago.

Por las dificultades técnicas se ha requerido los servicios de un estudio de arquitectura que ha redactado un proyecto que exige como primera medida la consolidación y apeo de la espadaña y la posterior elaboración de un estudio para la intervención en el resto del monumento.

Mellaria, que aprecia las gestiones realizadas, ha expresado su preocupación por la lentitud de los trámites, pues desde hace varios meses se está pendiente de la contratación de las obras de consolidación, preocupación compartida por el Defensor del Pueblo que ha requerido al Ayuntamiento que se inicie de inmediato los trámites que concluyan con la contratación de quien deba hacer las obras urgentes previstas.

La iglesia de Jesús pasó a propiedad municipal en el año 2015 como resultado del acuerdo suscrito entre el Ayuntamiento tarifeño y el Obispado de Cádiz y Ceuta. Ante ciertas dudas planteadas la asesoría jurídica municipal expidió a comienzos de este año un informe técnico donde se concluía que la iglesia de Santiago o de Jesús era indudablemente de titularidad municipal.

Aceptado el carácter municipal de la antigua iglesia, Mellaria pide que se proceda a inscribir el bien en el Registro de la Propiedad, pues ha podido confirmar que sin este requisito la Consejería de Cultura no puede participar ni financiar las actuaciones que son necesarias para la rehabilitación y puesta en valor del valioso monumento.

Por la categoría del monumento, Mellaria solicitó a la Consejería de Cultura la declaración de la iglesia de Santiago como bien de interés cultural y que fuera inscrita en el catálogo general del patrimonio histórico de Andalucía, lo que facilitará la recepción de subvenciones para la rehabilitación del edificio.

La petición de Mellaria fue apoyada por numerosas entidades del Campo de Gibraltar y de forma unánime por el pleno municipal. Esta petición fue bien acogida por la Delegación Territorial de Cultura que está realizando los trámites necesarios para la declaración monumental de la iglesia de Santiago.

Mellaria se reafirma en su crítica a la escalera del Miramar

La asociación recuerda al concejal de Turismo que son los técnicos y los políticos los únicos responsables de los actos municipales

Escalera Miramar2La asociación tarifeña para la defensa del patrimonio cultural Mellaria se ve obligada a responder a las declaraciones del concejal de Turismo, a la vez que muestra su sorpresa ante lo que parece ser un reproche del citado concejal hacia la asociación por no haber presentado una alegación registrada en el Ayuntamiento con referencia al proyecto de la escalera de Miramar, obviando el concejal que Mellaria no la forman sino ciudadanos que de forma altruista intentan concienciar y velar por la salvaguarda de nuestro patrimonio histórico-cultural y que por tanto no tienen la obligación de supervisar las obras municipales.

Mellaria se ve obligada a recordar así la obviedad de que son los técnicos y los políticos los únicos responsables de las actuaciones que se acometen desde el Ayuntamiento, ya que son las personas que mediante un sueldo tienen la obligación de tomar las decisiones más oportunas y beneficiosas para el pueblo.

Desde Mellaria no se duda de que se hayan seguido los trámites correctos para realizar la obra, lo que no significa que la obra sea la más acertada o hubiera otras opciones menos impactantes y que hubieran favorecido además la visión de la torre en su conjunto, reforzando su monumentalidad. Mellaria vuelve a insistir en que la obra de la escalera es un despropósito, con independencia de la legalidad en su tramitación o del informe favorable de la Delegación Territorial de Cultura. La asociación de protección del patrimonio cultural también se extraña de que la Comisión Municipal de Patrimonio Histórico no se haya pronunciado sobre esta obra, aunque no esté obligada a hacerlo.

Desde Mellaria se recuerda al concejal de Turismo que son numerosísimos los escritos de alegaciones, peticiones, solicitudes de información, propuestas, sugerencias, etc… que de manera altruista ha enviado y seguirá enviando al Ayuntamiento y a los que sólo ha recibido un completo silencio como respuesta. En particular, Mellaria lamenta la escasa o nula atención que los responsables municipales han dedicado a las alegaciones hechas por la asociación, lo que hace inservible este procedimiento de participación ciudadana y recuerda los ejemplos de la iglesia de Santiago, ordenanza reguladora de bares y terrazas en el centro histórico o del funcionamiento de la propia Comisión Municipal de Patrimonio Histórico de las que ni siquiera recibió la contestación a que obliga la ley.

Ante las noticias aparecidas, Mellaria desmiente que el arquitecto de la obra haya sido premiado por esta asociación.

Mellaria califica de nefasta la nueva escalera del Miramar

Contraviene la legislación y expone a daños la torre medieval

MiramarLa asociación tarifeña de defensa del patrimonio cultural Mellaria muestra su perplejidad ante las obras que se están realizando para la conexión del Miramar con el paseo marítimo de la Caleta.

La asociación califica de inaceptables las obras de la escalera que, inexplicablemente, introduce un impacto visual inadmisible sobre el monumento de la torre del Miramar, de tal forma que se oculta a la vista general parte de su basamento y una de las columnas reutilizadas que se redescubrieron en la última intervención sobre la misma, contraviniendo la ley de patrimonio histórico que prohíbe expresamente actuaciones que oculten los monumentos o causen un impacto visual sobre ellos. Mellaria declara que la prioridad de la obra debe ser la de destacar y mostrar en su conjunto la espléndida torre y su base y no de ocultarla tras un muro de hormigón que hace de baranda y que, además, ha requerido de un recrecido de tierras del terraplén en lugar de despejar el terreno inmediato a la torre para resaltar su monumentalidad.

Mellaria tampoco se explica que se haya proyectado la escalera en contacto con la histórica torre bajo el pretexto de apreciar los grabados de la piedra, cuando lo que es seguro es que al quedar accesibles se acelerará su deterioro y que acciones vandálicas la puedan dañar. Mellaria se asombra de la escasa sensibilidad mostrada por los ejecutores de esta obra, que viene a sumarse a los daños que insistentemente sufre el patrimonio cultural tarifeño.

Por todo ello Mellaria califica de nefasto el proyecto de la escalera que baja del Miramar y critica la autorización de la Oficina Técnica Municipal y de los técnicos de Patrimonio, que no han contemplado la legislación que exige que los monumentos estén exentos de obstáculos para su visión, como es el caso de la ley 14/2007 de 26 de noviembre del Patrimonio Histórico de Andalucía en su artículo 19 referente a contaminación visual o en su artículo 28 sobre el entorno de los Bienes de Interés Cultural.