La población de Tarifa, la gran perjudicada por la falta de planificación turística en el casco histórico

Mellaria muestra su preocupación por el incumplimiento generalizado de las normativas municipales.

La Asociación Tarifeña para la Defensa del Patrimonio Cultural, Mellaria, vuelve a denunciar la despersonalización y la pérdida del casco histórico de Tarifa. El anunciado y temido parque temático con fines lúdicos instalado en el Conjunto Histórico de la población ha tenido este verano efectos devastadores, tanto para el patrimonio histórico-cultural como para la convivencia vecinal, a causa de la invasión del espacio público: ocupaciones no permitidas, suciedades no retiradas, perturbación del orden y de la tranquilidad vecinal.

La turistificación es causa de desvelo para Mellaria desde hace años. Las numerosas reuniones mantenidas al respecto con los diferentes equipos de gobierno no han dado ningún resultado, a excepción de la pérdida de tiempo para ambas partes. Mellaria ha luchado por una planificación y diseño de actividades en el casco histórico que compatibilice la explotación turística con otras actividades permanentes y no estacionales, con el respeto a la personalidad del pueblo y a las necesidades de sus vecinos.

La Delegación Territorial de Cultura de Cádiz realizó un informe en el año 2019 que contenía un detalle de las ilegalidades del centro histórico. El Ayuntamiento, lejos de atenerse a este informe, sigue permitiendo la situación, fomentándola por obra o por omisión y manteniéndola por encima del bienestar de los ciudadanos y del informe de la propia delegación, así, las ilegalidades cometidas por muchos de los comercios que saturan desde hace tiempo el centro son de una magnitud demoledora.

Por ello Mellaria pide a todos aquellos comercios que incumplen la legislación que se atengan a la normativa municipal a la que están obligados y al Ayuntamiento que, como es su deber, vele para que la normativa se cumpla, pues no es sino el cumplimiento de las ordenanzas y normativas municipales lo que puede recuperar y mantener la maltrecha identidad de pueblo milenario, a saber: la Ordenanza municipal reguladora de las terrazas de veladores, la de protección de ambiente acústico, la reguladora del medio ambiente y convivencia ciudadana, el PEPRICH…

La desaparición del casco histórico de Tarifa está más cercana de lo que se pueda pensar: la vida cotidiana, familiar, de comercio tradicional o de tipismo heredado a través de los siglos, está próximo a expirar. Los ciudadanos no pueden vivir ya en sus casas y con su marcha se llevarán la vida y la esencia de un pueblo, de un centro histórico que quedará convertido en mero parque temático de turismo de borrachera y poco más; por eso, Mellaria apoya y respalda las iniciativas de ciudadanos tarifeños que defienden la dignidad de sus vidas en el casco histórico, como es el caso de la “Plataforma contra la ocupación de la plaza de Oviedo”. La convivencia es posible, pero no en los términos a los que estamos habituados.

No se puede desbaratar la vida de toda una población a cambio del enriquecimiento personal de una pequeña minoría. Sabemos que la mayoría de comercios, a los que Mellaria agradece de corazón su buen hacer, son respetuosos con la normativa, con el pueblo y con sus vecinos, pero también que hay algunos comerciantes cuyo único fin es lucrarse todo lo posible en el menor tiempo posible y por encima de cualquier otra consideración, sin querer aportar o saber nada del pueblo, su legislación, su identidad, ni la calidad de vida de sus vecinos, que en muchos de los casos se han visto en la imposibilidad de usar sus espacios públicos de siempre o de, definitivamente, verse obligados a trasladarse fuera del centro.

El grave problema que estamos denunciando es endémico y la pandemia que ahora soportamos no ha venido sino a agravarlo. Es toda la sociedad, y no solo al sector comercial al que nos referimos, quien la padece, por ello los ciudadanos empezamos a cansarnos de la excusa de la pandemia para favorecer a dicho colectivo en detrimento de los demás.

Por último, a todos aquellos comercios que están infringiendo las normativas municipales, ante la indiferencia del consistorio, Mellaria vuelve a solicitar su compromiso y respeto por los vecinos, por nuestro patrimonio histórico-cultural y por la legislación que deben acatar, y expresa el deseo de llegar a un entendimiento de buena voluntad, sin el cual los únicos perdedores serán el pueblo y la ciudad de Tarifa, que está considerada BIC y que por ello debe ser protegida y conservada, según y como ordena la legislación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s