El alcalde de Tarifa sigue negando información al Defensor del Pueblo

El Ayuntamiento ha sido apercibido por segunda vez y se le ha recordado su inexcusable deber de colaboración

25-03-19Hace más de un año la asociación tarifeña de defensa del patrimonio cultural Mellaria denunció ante el Defensor del Pueblo de España la situación de total abandono de la iglesia de Santiago, monumento de propiedad municipal.

Desde entonces la oficina del Defensor del Pueblo no ha logrado conseguir la colaboración del alcalde de Tarifa, a pesar de los apercibimientos recibidos. Hace unos días el Defensor del Pueblo se ha vuelto a dirigir al Ayuntamiento tarifeño recordándole la legislación vigente, que establece que “todos los poderes públicos están obligados a auxiliar al Defensor del Pueblo” y que “no podrá negársele el acceso a ningún expediente o documentación administrativa”.

Hace tres meses el Defensor del Pueblo pidió al Ayuntamiento iniciar el procedimiento de contratación de las obras de consolidación de la espadaña de la iglesia de Santiago y a realizar el estudio de rehabilitación del resto de la iglesia. Según Mellaria ninguna de las dos medidas han sido acometidas por el Ayuntamiento, a pesar del peligro real de derrumbe del elemento más llamativo de la histórica iglesia como es su espadaña.

Mellaria ha anunciado que, tras un periodo prudencial, procederá a poner en conocimiento de la fiscalía la persistente negativa del alcalde de Tarifa a cumplir con sus obligaciones legales de contestar al Defensor del Pueblo.

Desde Mellaria se critica la irresponsabilidad municipal en cuanto a sus obligaciones de conservación de la antigua iglesia de Jesús, una inacción que podría arruinar definitivamente un importante monumento tarifeño.

Mellaria denuncia igualmente que la práctica de negar información a otras administraciones es habitual en el Ayuntamiento tarifeño, lo que está ocasionando la paralización de expedientes sancionadores por parte de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

 

Anuncios

Discurso de presidencia para los “Isidro de Peralta” edición 2018

Queridos amigos, socios y defensores de nuestro patrimonio cultural:

En nombre de la Junta Directiva y de todos los socios de Mellaria, quiero expresar nuestra felicitación a los dignos merecedores de la decimoséptima edición de los premios Isidro de Peralta, que acabamos de entregar.

Este año, la asamblea General de Socios ha aprobado el nombramiento de socios de Honor a nuestro socio y amigo el pintor tarifeño Manuel Reiné y al también pintor de nuestra tierra Juan Quintero. Ambos nombramientos han sido otorgados por la buena disposicion de ambos artistas ante los requerimientos de Mellaria, y por tanto, a beneficio de nuestro patrimonio. Por ello, le entregamos un diploma como muestra de nuestro agradecimiento. Los socios Lucrecia García Vegara y Vicente Rivero Santamaría entregan sus diplomas a Manuel Reiné y a Juan Quintero respectivamente.

Como viene siendo habitual en estas ceremonias, el presidente (en nombre de la Junta Directiva) hace balance de este último año en las cuestiones relacionadas con nuestro patrimonio cultural.

Año tras año repetimos los mismos temas, por lo que no lo haremos en esta ocasión. Todas las causas que lleva adelante Mellaria siguen anquilosadas con el paso de los años, y como es natural, el deterioro va en aumento sin que medie por parte de los responsables un poco de sensibilidad para su mantenimiento.

No obstante, este año tenemos una buena noticia que nos llega desde la Unesco: este organismo ha declarado Patrimonio de la Humanidad la técnica de construcciones en piedra seca, realizadas a golpe de mazo y de esfuerzo humano y utilizando como único material la piedra de nuestro entorno y la tierra de nuestros campos. En Tarifa tenemos esparcidas por toda la campiña numerosísimas obras realizadas con esta técnica. Muchas de ellas, que corresponden principalmente a casas, hornos de pan, estancias de animales o cercas, se encuentran en buen estado de conservación, otras muchas, principalmente las de los poblados que se han ido abandonando con el paso de los años, han perdido su techo, ventanas y puertas, pero conservan sus muros de piedra seca, que de forma altiva dan un toque mágico a nuestro paisaje rural.

En cuanto a la batalla de Mellaria por nuestro patrimonio, tenemos que decir que es una lucha infructuosa. Los ofrecimientos de colaboración que Mellaria realiza al Ayuntamiento son ignorados, los escritos de advertencias y de información facilitados por nuestros especialistas son desatendidos sistemáticamente. Por ello, Mellaria llega a la conclusión de que la corporación municipal tiene otros intereses prioritarios por encima de la conservación de nuestro patrimonio. En Mellaria tenemos la sensación de que desde el Ayuntamiento miran a nuestra veterana asociación como una incomodidad en lugar de verla como lo que es: un movimiento ciudadano entregado altruistamente al bienestar de su pueblo.

La situación patrimonial de Tarifa se puede ya calificar como dramática y en muchos casos irreversible.

Desde Mellaria no hemos conseguido, a pesar de que lo hemos solicitado, enterarnos del presupuesto de Patrimonio del año 2018. El concejal nos remitió a la aprobación de los presupuestos en el que se indicaba la ridícula e irrisoria cantidad de 5.000 euros para todo el año anterior, circunstancia que podría explicar el abandono total de nuestro patrimonio. A lo largo de ese pasado año se ha podido apreciar la inversión de mucho dinero por parte del área de Cultura del Ayuntamiento (bien con subvenciones solicitadas para el efecto o sin ellas) destinado a actos de carácter lúdico, que no han repercutido en absoluto en el bienestar y en la atenuación de la decadencia de nuestra Tarifa patrimonial.

Algunos de los temas prioritarios de Mellaria, después de muchos años de lucha, han sido aprobados con el resultado contrario al solicitado, situación que está consiguiendo afianzar el deterioro, la falta de personalidad y la pérdida de la esencia de este pueblo milenario. Hablamos ni más ni menos que de la Comisión Municipal de Patrimonio, en la que Mellaria había puesto sus esperanzas para que fuera salvaguarda de nuestro querido pueblo de Tarifa.

La petición de arqueólogo municipal también fue una de las reivindicaciones de Mellaria, y el puesto de historiador del Arte hubiera sido el complemento ideal para nuestro único objetivo, que no es más que el de la protección del núcleo intramuros.

Nada más lejos de nuestros deseos es lo que está sucediendo. La Tarifa relegada a los intereses comerciales sigue paso a paso nutriéndose de las cenizas del amado pueblo heredado de nuestros antepasados.

Nuestra fisonomía de pueblo milenario, asentada a golpe de historia, de personajes, de detalles, de piedra labrada, de reja fundida, de rincones y calles estrechas que quieren evitar el fuerte viento o de las reducidas y coquetas plazas que conocieron tiempos mucho mejores, se malogra gota a gota debido al abuso de quien no ve en Tarifa nada más que un lugar para hacer dinero y de quien teniendo la obligación de velar por su integridad mira para otro lado sin tener en cuenta las consecuencias.

Si exprimimos este patético discurso llegaremos inevitablemente al germen de la pérdida de Tarifa, que no es ni más ni menos que el dejar hacer en contra de la legislación y el de no adaptar dicha legislación a los intereses que se necesitan para la conservación integral de nuestro pueblo. Ello nos lleva inevitablemente a la Comisión Municipal de Patrimonio, motivo por el que este año ha sido nombrada Mención Chapuza de los XVIIº Premios Isidro de Peralta; triste mención digna de una comisión que no sabe cumplir con sus obligaciones. La composición de dicha comisión fue causa de alegaciones por parte de Mellaria, ya que deseaba que estuviera compuesta por técnicos responsables de sus actuaciones y no por miembros político o personal dependiente directamente de ellos. Es una Comisión que adolece de ser endógena, no dando voz a las asociaciones de defensa del Patrimonio u otras administraciones o entidades, como ocurre con la comisión Provincial, que podrían aportar un parecer objetivo no ligado a intereses particulares o politicos.

Desde esta edición de Premio Isidro de Peralta tengo la desagradable y triste obligación de comunicar que la personalidad del pueblo de Tarifa está agonizando y que sin una respuesta unánime de toda aquella persona que se considere tarifeña y que desee transmitir Tarifa a las generaciones futuras, todo estará perdido definitivamente. Mellaria no puede hacer nada ante la apatía y la indiferencia de los tarifeños que aceptan la derrota de nuestra idiosincrasia y de la personalidad tarifeña tamizada de generación en generación.

Afortunadamente, hoy tenemos la ocasión y la suerte de terminar este discurso con un hálito de esperanza y de fe en nuestro pueblo, la actuación de un grupo de tarifeños que se ha empeñado en conservar nuestro patrimonio folclórico. Gracias a ellos seguimos conservando una parcela auténticamente nuestra.

Damos las gracias a la Delegación de Cultura de este Ayuntamiento por la cesión de este bonito marco para la celebración de nuestros premios, a la pastelería La Tarifeña por su colaboración en los aperitivos y a todas las personas que nos han ayudado en la preparación del acto.

También damos las gracias a todos los asistentes. Y antes de que los premiados y socios de Mellaria disfrutemos de una copa organizada con modestia, pero con todo nuestro corazón, pasamos a la actuación del grupo de Chacarrá Nuestra Señora de la Luz.

 

 

El Ayuntamiento de Tarifa sigue entorpeciendo el trabajo del Defensor del Pueblo

Ante la falta de respuesta municipal la oficina del Defensor del Pueblo de España ha solicitado al Ayuntamiento la remisión urgente de información sobre la iglesia de Santiago

DefensorMellaria vuelve a lamentar que el Ayuntamiento de Tarifa siga entorpeciendo el trabajo del Defensor del Pueblo de España, que ante la tardanza en recibir respuesta municipal “ha requerido la remisión urgente” de información sobre la iglesia de Santiago.

El pasado mes de noviembre y por una queja planteada por Mellaria, la oficina del Defensor del Pueblo solicitó al Ayuntamiento tarifeño que a “la mayor brevedad posible se iniciara el procedimiento de contratación de las obras de consolidación y apeo necesarias que garanticen la integridad de la espadaña de la iglesia de Santiago”, también le sugirió la realización del “estudio de rehabilitación del resto de la iglesia”, que debe realizarse de forma simultánea a la actuación de consolidación de la espadaña.

Desde Mellaria no se tiene conocimiento de que ninguna de las dos sugerencias hayan sido atendidas, y no sólo esto, sino que pasado tres meses, el alcalde de Tarifa aún no ha contestado al Defensor del Pueblo, motivo por el que ahora se le exige la “remisión urgente” de la información solicitada.

Hay que recordar que en el pasado mes de marzo, el Defensor del Pueblo de España denunció al Ayuntamiento de Tarifa ante la fiscalía por entorpecer su trabajo, sin que al parecer tal medida haya modificado la actitud municipal.

Mellaria extiende su denuncia, ya que el Ayuntamiento tampoco facilita información a otras administraciones, lo que está propiciando la paralización de expedientes abiertos por la Consejería de Cultura.

Este es el caso de la solicitud que la Delegación Territorial de Cultura de Cádiz hizo al Ayuntamiento tarifeño en octubre de 2017, requiriéndole información sobre la iglesia de Santiago, como paso previo para iniciar un procedimiento sancionador por incumplimiento de la ley de Patrimonio Histórico. Ante el silencio intencionado de la administración tarifeña, la Junta de Andalucía no puede tomar medidas para salvaguardar el monumento de propiedad municipal, que sigue un continuado deterioro.

Desde Mellaria se expresa que es inaceptable esta desidia municipal, no solo por manifiesto incumplimiento de las obligaciones legales que tiene el alcalde, sino principalmente por el daño que está produciendo al patrimonio cultural tarifeño.

El Defensor del Pueblo español urge al Ayuntamiento a que rehabilite la iglesia de Santiago

También le pide que inicie las obras que garanticen la integridad de la espadaña de la histórica iglesia

A petición de la asociación tarifeña de defensa del patrimonio cultural, Mellaria, la oficina del Defensor del Pueblo se ha dirigido al Ayuntamiento de Tarifa como titular de la iglesia de Santiago, para proponerle que a la mayor brevedad haga la contratación de las obras de consolidación y apeo que impidan la ruina de la espadaña de la histórica iglesia.

El Defensor del Pueblo también solicita al Ayuntamiento que, de forma simultánea a la actuación en la espadaña, ordene los estudios de rehabilitación del resto del edificio, al entender que es necesaria la recuperación de este monumento, hoy día muy deteriorado.

Según los informes de los técnicos municipales realizados en el año 2014, el edificio se encuentra en estado ruinoso, con riesgo de desplome, por lo que se necesitan trabajos de apeo y andamiaje que garanticen la seguridad del edificio y su entorno. Sin embargo, pese al riesgo cierto de derrumbe y peligrosidad nada se ha hecho desde entonces.

En el pleno municipal del pasado mes de marzo se aprobó por unanimidad y a petición de Mellaria que los servicios de obras del Ayuntamiento ejecuten el proyecto de intervención urgente en la espadaña de la antigua iglesia de Santiago.

Por las dificultades técnicas se ha requerido los servicios de un estudio de arquitectura que ha redactado un proyecto que exige como primera medida la consolidación y apeo de la espadaña y la posterior elaboración de un estudio para la intervención en el resto del monumento.

Mellaria, que aprecia las gestiones realizadas, ha expresado su preocupación por la lentitud de los trámites, pues desde hace varios meses se está pendiente de la contratación de las obras de consolidación, preocupación compartida por el Defensor del Pueblo que ha requerido al Ayuntamiento que se inicie de inmediato los trámites que concluyan con la contratación de quien deba hacer las obras urgentes previstas.

La iglesia de Jesús pasó a propiedad municipal en el año 2015 como resultado del acuerdo suscrito entre el Ayuntamiento tarifeño y el Obispado de Cádiz y Ceuta. Ante ciertas dudas planteadas la asesoría jurídica municipal expidió a comienzos de este año un informe técnico donde se concluía que la iglesia de Santiago o de Jesús era indudablemente de titularidad municipal.

Aceptado el carácter municipal de la antigua iglesia, Mellaria pide que se proceda a inscribir el bien en el Registro de la Propiedad, pues ha podido confirmar que sin este requisito la Consejería de Cultura no puede participar ni financiar las actuaciones que son necesarias para la rehabilitación y puesta en valor del valioso monumento.

Por la categoría del monumento, Mellaria solicitó a la Consejería de Cultura la declaración de la iglesia de Santiago como bien de interés cultural y que fuera inscrita en el catálogo general del patrimonio histórico de Andalucía, lo que facilitará la recepción de subvenciones para la rehabilitación del edificio.

La petición de Mellaria fue apoyada por numerosas entidades del Campo de Gibraltar y de forma unánime por el pleno municipal. Esta petición fue bien acogida por la Delegación Territorial de Cultura que está realizando los trámites necesarios para la declaración monumental de la iglesia de Santiago.

Mellaria se reafirma en su crítica a la escalera del Miramar

La asociación recuerda al concejal de Turismo que son los técnicos y los políticos los únicos responsables de los actos municipales

Escalera Miramar2La asociación tarifeña para la defensa del patrimonio cultural Mellaria se ve obligada a responder a las declaraciones del concejal de Turismo, a la vez que muestra su sorpresa ante lo que parece ser un reproche del citado concejal hacia la asociación por no haber presentado una alegación registrada en el Ayuntamiento con referencia al proyecto de la escalera de Miramar, obviando el concejal que Mellaria no la forman sino ciudadanos que de forma altruista intentan concienciar y velar por la salvaguarda de nuestro patrimonio histórico-cultural y que por tanto no tienen la obligación de supervisar las obras municipales.

Mellaria se ve obligada a recordar así la obviedad de que son los técnicos y los políticos los únicos responsables de las actuaciones que se acometen desde el Ayuntamiento, ya que son las personas que mediante un sueldo tienen la obligación de tomar las decisiones más oportunas y beneficiosas para el pueblo.

Desde Mellaria no se duda de que se hayan seguido los trámites correctos para realizar la obra, lo que no significa que la obra sea la más acertada o hubiera otras opciones menos impactantes y que hubieran favorecido además la visión de la torre en su conjunto, reforzando su monumentalidad. Mellaria vuelve a insistir en que la obra de la escalera es un despropósito, con independencia de la legalidad en su tramitación o del informe favorable de la Delegación Territorial de Cultura. La asociación de protección del patrimonio cultural también se extraña de que la Comisión Municipal de Patrimonio Histórico no se haya pronunciado sobre esta obra, aunque no esté obligada a hacerlo.

Desde Mellaria se recuerda al concejal de Turismo que son numerosísimos los escritos de alegaciones, peticiones, solicitudes de información, propuestas, sugerencias, etc… que de manera altruista ha enviado y seguirá enviando al Ayuntamiento y a los que sólo ha recibido un completo silencio como respuesta. En particular, Mellaria lamenta la escasa o nula atención que los responsables municipales han dedicado a las alegaciones hechas por la asociación, lo que hace inservible este procedimiento de participación ciudadana y recuerda los ejemplos de la iglesia de Santiago, ordenanza reguladora de bares y terrazas en el centro histórico o del funcionamiento de la propia Comisión Municipal de Patrimonio Histórico de las que ni siquiera recibió la contestación a que obliga la ley.

Ante las noticias aparecidas, Mellaria desmiente que el arquitecto de la obra haya sido premiado por esta asociación.

Mellaria califica de nefasta la nueva escalera del Miramar

Contraviene la legislación y expone a daños la torre medieval

MiramarLa asociación tarifeña de defensa del patrimonio cultural Mellaria muestra su perplejidad ante las obras que se están realizando para la conexión del Miramar con el paseo marítimo de la Caleta.

La asociación califica de inaceptables las obras de la escalera que, inexplicablemente, introduce un impacto visual inadmisible sobre el monumento de la torre del Miramar, de tal forma que se oculta a la vista general parte de su basamento y una de las columnas reutilizadas que se redescubrieron en la última intervención sobre la misma, contraviniendo la ley de patrimonio histórico que prohíbe expresamente actuaciones que oculten los monumentos o causen un impacto visual sobre ellos. Mellaria declara que la prioridad de la obra debe ser la de destacar y mostrar en su conjunto la espléndida torre y su base y no de ocultarla tras un muro de hormigón que hace de baranda y que, además, ha requerido de un recrecido de tierras del terraplén en lugar de despejar el terreno inmediato a la torre para resaltar su monumentalidad.

Mellaria tampoco se explica que se haya proyectado la escalera en contacto con la histórica torre bajo el pretexto de apreciar los grabados de la piedra, cuando lo que es seguro es que al quedar accesibles se acelerará su deterioro y que acciones vandálicas la puedan dañar. Mellaria se asombra de la escasa sensibilidad mostrada por los ejecutores de esta obra, que viene a sumarse a los daños que insistentemente sufre el patrimonio cultural tarifeño.

Por todo ello Mellaria califica de nefasto el proyecto de la escalera que baja del Miramar y critica la autorización de la Oficina Técnica Municipal y de los técnicos de Patrimonio, que no han contemplado la legislación que exige que los monumentos estén exentos de obstáculos para su visión, como es el caso de la ley 14/2007 de 26 de noviembre del Patrimonio Histórico de Andalucía en su artículo 19 referente a contaminación visual o en su artículo 28 sobre el entorno de los Bienes de Interés Cultural.

La Residencia Apartamentos sigue ocupando parte de la histórica iglesia de Santiago

Hace dos meses la Junta de Andalucía le instó a que desistiera de esta ocupación

ÉstaLa asociación tarifeña de defensa del patrimonio cultural Mellaria lleva más de un año para que el establecimiento hotelero La Residencia Apartamentos retire su ocupación de parte de la iglesia de Santiago, ya propiedad del Ayuntamiento tarifeño.

Ante la demanda de Mellaria, el delegado provincial de la Delegación Territorial de Cultura instó el pasado mes de mayo a Robin Shöck, como director de La Residencia Apartamentos, propiedad de Ansa Energy, “a la retirada de enseres de la iglesia de Jesús a la mayor brevedad en virtud de la ley de patrimonio histórico de Andalucía”.

Para sorpresa de Mellaria, no sólo se ha incumplido la orden de la Junta de Andalucía, sino que el hotel ha colocado y camuflado más enseres en la antigua e histórica iglesia en ruinas, donde se encuentran casetas de madera, un depósito, maquinaria, plantas, farolas, etc.

Tampoco la petición que Mellaria hizo al Ayuntamiento ha dado resultados. Por mediación del grupo municipal popular se ha sabido que el alcalde ha exigido al hotel que cese la ocupación indebida del monumento, sin que hasta la fecha tampoco la demanda municipal haya dado resultados.

Mellaria expresa su sorpresa al comprobar este incumplimiento de La Residencia Apartamentos, que hace oídos sordos a los requerimientos de la Administración, máxime cuando este mismo establecimiento ha sido objeto de otras denuncias por daños al patrimonio monumental tarifeño. En concreto, La Residencia Apartamentos recibió la mención Chapuza, concedida por Mellaria, por la destrucción en 2013 de los restos de la capilla de la Encarnación de la iglesia de Santiago durante las obras de su aparcamiento privado.

Mellaria también quiere recordar que por daños a los bienes monumentales La Residencia Apartamentos fue multada por la Junta de Andalucía con la sanción de mayor importe que se le puede imponer, lo que no ha impedido a los inversores recibir la ayuda de un millón de euros de la misma Junta para un segundo establecimiento hotelero frente al puerto.

Con relación a los problemas que al patrimonio monumental de Tarifa está creando La Residencia Apartamentos, Mellaria recuerda la oposición que este hotel pone al recrecimiento de la muralla por el frente del mar, con el argumento de que le quitaría vistas, aunque es una obra necesaria para hacer practicable el paso de ronda de la muralla desde la Puerta del Retiro, lo que resultaría un innegable atractivo turístico y patrimonial.

Mellaria insta al Ayuntamiento como propietario de la iglesia de Santiago para que inicie sin demora las acciones jurídicas pertinentes al objeto de que sea liberado el monumento de la ocupación indebida que hoy sufre y que no dude en imponer las sanciones a las que hubiera lugar, evitando en todo monumento cualquier tipo de privilegio para quien ha demostrado desprecio hacia el patrimonio histórico de Tarifa.

 

El Defensor del Pueblo Andaluz hace una advertencia formal al alcalde de Tarifa por falta de colaboración

La Oficina del Defensor del Pueblo viene insistiendo desde hace ocho meses para que el alcalde le informe sobre la iglesia de Santiago

Espadaña de la iglesia
Espadaña de la iglesia

Aceptada una denuncia de la asociación tarifeña de defensa del patrimonio cultural, Mellaria sobre la histórica iglesia de Jesús o de Santiago, el Defensor del Pueblo Andaluz no ha logrado, después de numerosas tentativas, que el alcalde de Tarifa conteste a sus requerimientos.

Por este motivo el alcalde de Tarifa ha recibido una advertencia formal por su falta de colaboración, recordándole el Defensor del Pueblo que si sigue en su actitud será considerado “como hostil y entorpecedor de sus funciones, haciéndolo público de inmediato y destacando tal calificación en su informe anual ante el parlamento de Andalucía”.

También recuerda al alcalde que si persiste entorpeciendo su labor investigadora esta actitud “será dada a conocer públicamente en el Boletín Oficial del parlamento de Andalucía”, tal como establece el reglamento del Defensor del Pueblo.

Mellaria viene exigiendo al Ayuntamiento tarifeño que se responsabilice de la conservación de la iglesia de Santiago, un monumento de propiedad municipal y que se encuentra en la Lista Roja del Patrimonio, donde están los monumentos españoles más amenazados.

Ante la desidia del Consistorio, Mellaria denunció la situación ante el Defensor del Pueblo Andaluz, denuncia que se encuentra paralizada por la falta de colaboración municipal. Sí recibió respuesta municipal la remitida al Defensor del Pueblo de España, pero eludiendo contestar a la pregunta que se le hacía y que constituye el objeto de la queja formulada previamente por Mellaria.

Por esta razón y por este otro lado, también el Defensor del Pueblo de España ha vuelto a pedir al Ayuntamiento que conteste a la pregunta planteada, que no es otra que informe sobre las actuaciones encaminadas a la restauración y consolidación de la iglesia de Santiago.

Desde Mellaria se anuncia que las gestiones que esta asociación viene realizando ante la Consejería de Cultura han dado sus frutos, en cuanto se ha aceptado su petición para que la iglesia sea declarada bien de interés cultural (BIC). En este sentido, la Delegación Territorial de Cultura viene haciendo los informes técnicos pertinentes, el último hace unas semanas, consistente en un estudio realizado con un dron. La declaración de la iglesia como bien de interés cultural facilitará que el Ayuntamiento pueda recibir fondos para la restauración del monumento.

Desde Mellaria se apunta que, dada la categoría de este monumento municipal, posiblemente no se permita una restauración integral y no se podrá cerrar su interior. No obstante, se podría restaurar la fachada y la espadaña, recuperar la capilla que sigue en pie, así como adecentar el atrio y acondicionar el resto del monumento, consolidando sus muros y suelo. Estas actuaciones permitirían conservar los restos de la iglesia y facilitar su uso público y cultural.

El alcalde y el arqueólogo de Vejer explicaron en Tarifa las medidas para la conservación del casco histórico

Fueron invitados por Mellaria, que con esta conferencia inicia una serie de actos para alertar del grave deterioro que sufre el conjunto histórico de Tarifa

El alcalde, el arqueólogo y la concejala de cultura del Ayto. de Vejer posan tras el acto junto a la presidenta de Mellaria y a la presentadora del acto

Invitados por la asociación Mellaria dieron el pasado viernes en Tarifa una conferencia José Ortíz Galván, alcalde de Vejer de la Frontera y senador, que fue acompañado por Juan Jesús Cantillo Duarte, arqueólogo municipal de aquella población.

El tema elegido fue la conservación del casco histórico de Vejer, que para Mellaria representa todo un ejemplo de respeto a la tradición y cultura local.

Durante su intervención el alcalde vejeriego explicó a los socios y simpatizantes de Mellaria que la correcta conservación de un casco histórico pasa por la concienciación de la población y sobre todo por la intervención de la administración local. José Ortiz explicó las actuaciones del Ayuntamiento que preside para conservar el blanco de las casas.

Por primavera se publica un bando animando a los vecinos a que pinten sus fachadas, actuación con la que son recompensados con rebajas fiscales.

“En las casas del casco histórico de Vejer no hay zócalos, y los pocos que había se están quitado” dijo el primer regidor de Vejer. “Si hay una pintada, es que se quiere que haya una pintada” remachó Ortiz Galván afirmando ante los presentes que en Vejer se quitan las pintadas de forma inmediata, conservando la blancura características de los pueblos andaluces. “Si una fachada está mal, es que se quiere que esté mal” expuso con contundencia el alcalde de Vejer.

En Vejer se ha procedido recientemente a activar una figura jurídica para impedir que se abran nuevas terrazas en el conjunto histórico, al considerar que hay saturación de estos establecimientos. Sobre las terrazas el alcalde de Vejer dijo que allí no se ven sombrillas o mesas con publicidad, lo que está expresamente prohibido.

Al finalizar su intervención José Ortiz aconsejó a los asistentes a la conferencia que “todo depende de la voluntad y del cariño que se ponga” para conservar con dignidad un conjunto histórico monumental.

El prestigioso arqueólogo Juan Jesús Cantillo disertó sobre los aspectos más técnicos que se usan en Vejer de la Frontera para conservar su conjunto histórico, que al igual que el de Tarifa, está considerado bien de interés cultural. Cantillo Duarte recalcó el importante papel de la comisión municipal de patrimonio histórico, que en Vejer está formado exclusivamente por funcionarios técnicos, salvo la obligada presidencia del alcalde de la localidad.

Comentó Juan José Cantillo que advertido de deficiencias se procedió a modificar el Plan Especial de Vejer de la Frontera. Pues no todo está contemplado en esta legislación, explicó el arqueólogo municipal. Puso como ejemplo que se están poniendo de color blanco las puertas de los contadores de la luz y el agua, algo que no está recogido en la legislación.

Cantillo Duarte explicó que en Vejer existe un consejo local de patrimonio histórico, en el que están representados, no solamente los técnicos, sino también los propios vecinos, y que decide sobre asuntos relativos a la conservación del tipismo del conjunto histórico.

Ambos conferenciantes coincidieron en el desvelo porque no se produzca el “efecto Venecia” en su pueblo, para lo que están tomando medidas, entre ellas la compra por parte del Ayuntamiento de dos viviendas cada año para alquilar por larga temporada a familias del pueblo.

Al finalizar la conferencia, la presidente de Mellaria, Mariluz Muñoz, entregó al alcalde una placa de recuerdo de este acto y una colección de ejemplares de la revista Puerta de Jerez que edita Mellaria.

Las dos intervenciones en esta conferencia se pueden escuchar íntegramente en los enlaces:
https://www.youtube.com/watch?v=XnL91VSId50
https://www.youtube.com/watch?v=JI53vZPLvs4&t=929s

Preocupación por el estado del castillo de Santa Catalina

El monumento que está catalogado como bien de interés cultural se encuentra en total abandono

Santa Catalina marzo 2018La Asociación Tarifeña de Defensa del Patrimonio Cultural, Mellaria, muestra su preocupación con el estado de conservación del castillo de Santa Catalina, que muestra señales de abandono y de un deterioro muy progresivo.

Desde que a principios de marzo de 2017 el Ayuntamiento decidió anular la cesión de uso y gestión del cerro de Santa Catalina basándose en las irregularidades de dicha concesión, Mellaria se ha dirigido en varias ocasiones al alcalde para pedir información sobre la situación actual del castillo y del cerro, sin que la asociación de protección del patrimonio haya recibido contestación alguna.

La asociación ya expuso al Ayuntamiento su opinión sobre la anulación de la cesión y sobre la recuperación del cerro. Según los informes jurídicos y técnicos recopilados por Mellaria, el Ayuntamiento no tendría que abonar indemnización alguna, aunque debería exigir que el cerro volviera al mismo estado en que se encontraba en el momento en que se dio la concesión.

Además, Mellaria solicitó al Ayuntamiento la modificación parcial del Plan General Urbano para que el conjunto del cerro vuelva a ser zona de equipamiento, impidiendo nuevas construcciones que tuvieran finalidad comercial.

Mellaria manifiesta que la situación de todos los monumentos del cerro de Santa Catalina es de completo abandono. El cerro se ha convertido en un muladar donde se pueden encontrar basura y mobiliario urbano abandonado, aparte del aparcamiento de coches y de caravanas que se ha instalado en el rebaje del cerro que hay junto a la playa de Los Lances.

La asociación tarifeña para la defensa del patrimonio cultural no entiende el desinterés de la corporación municipal por la conservación de sus monumentos. En este caso concreto del castillo de Santa Catalina, critica que a pesar de ser restaurado parcialmente hace unos años y adaptado su interior para albergar algún espacio público, se haya abandonado de nuevo y sometido a un continuo deterioro.

Mellaria comprende que los trámites administrativos de la nueva situación del cerro tras la anulación del contrato sean lentos, pero critica que el Ayuntamiento no conteste a los requerimientos de información, y mantenga un mutismo absoluto sobre la situación en que a día de hoy se encuentra el conjunto monumental del cerro de Santa Catalina.