El Casco Histórico de Tarifa sigue perdiendo su identidad

General VivesMellaria, la Asociación Tarifeña de Defensa del Patrimonio Cultural, lamenta la sistemática destrucción a la que esta sometida la personalidad del casco histórico de Tarifa.

Mellaria califica la pérdida de los adoquines de la calle General Vives como un lamentable e irreparable atentado al tipismo del casco histórico de Tarifa.

La calle General Vives ha sido hasta ahora una de las mejores conservadas de la zona intramuros, pero la sustitución de la piedra tallada en forma de adoquines por modernas piezas de granito ha causado un impacto visual que perjudica grave e irremediablemente la fisonomía de la calle, ofreciendo un contraste antiestético con las calles aledañas: Jerez, Luz y Moreno de Mora.

Proceder a la sustitución de los adoquines de piedra en pleno corazón del núcleo histórico, según la asociación, es descabellado, por lo que Mellaria no comprende el sentido ni la finalidad de la actuación, a no ser por algún interés ajeno (a la propia calle) a la conservación y mantenimiento de nuestro patrimonio y de su tipismo. También se pregunta la asociación por la situación del valioso material retirado y el destino que el Ayuntamiento le piensa dar.

Mellaria se sorprende de que la Comisión Municipal de Patrimonio Histórico haya dado su consentimiento a esta significativa alteración de una calle situada en el casco antiguo, lo que viene a confirmar que la citada comisión no cumple el cometido para el que fue fundada, que es la conservación y protección del casco histórico de Tarifa, que tiene consideración de Conjunto Histórico Artístico

Anuncios

Regularización del uso de las calles en el Casco Histórico

NOTA DE PRENSA

La Asociación Tarifeña de Defensa del Patrimonio Cultural, Mellaria, ha salido al paso de las declaraciones del concejal de Patrimonio, Francisco Terán, sobre el estado de nuestras calles y el incumplimiento de la legislación vigente, coincidiendo plenamente con ellas.

Desde Mellaria se apoya el fomento de la actividad hostelera en nuestras calles, si bien con el debido control que marca nuestra legislación.

La actividad comercial y la actividad vital del pueblo deben de ser compaginadas y por ello vemos muy positivas esas mesas de trabajo organizadas por la Delegación de Patrimonio que indica Francisco Terán, entre Ayuntamiento y comerciantes; si bien Mellaria apunta que nunca se puede llegar a un acuerdo satisfactorio para el pueblo si a esas reuniones no acuden representantes ciudadanos o de asociaciones como AVECTA o la misma Mellaria.

La Asociación Tarifeña de Defensa del Patrimonio Cultural hace hincapié en que el embellecimiento de Tarifa es el mejor acicate para el turismo y para sus vecinos. Por ello está de acuerdo con el concejal en el control de mobiliario en nuestras calles. Para Mellaria sería muy interesante que se exija la legislación de sillería y mesas para los bares (PEPRICH, artículo 29-1), acordes a la categoría del casco antiguo y que actualmente se ignora por completo; sería imprescindible que cada bar tuviera la obligación de exhibir el plano con la autorización municipal de mesas y sillas, tal y como sucede en muchos lugares y como tuvo la intención de hacer el actual gobierno; también sería imprescindible que se respete la ley en cuanto a la prohibición de utilizar las vías públicas como almacén de mobiliario y la colocación de accesorios expresamente prohibidos por la legislación, como por ejemplo los carteles colocados en banderola..

Sobre este asunto, Mellaria sigue insistiendo en la restauración de la Comisión de Patrimonio, pero hasta el momento las conversaciones mantenidas sobre el tema siguen sin dar un resultado efectivo. La Comisión de Patrimonio es un instrumento indispensable para el control de las ilegalidades que se cometen constantemente en nuestro casco histórico.

Mellaria apuesta por una Tarifa atractiva para ciudadanos y visitantes, una Tarifa que compagine la actividad comercial con la estética de su casco antiguo, circunstancia que se ha conseguido en multitud de lugares y que, por tanto con buena voluntad y respeto a nuestro pueblo, se puede lograr también en el extraordinario marco del casco histórico de Tarifa.