La escalera del Castillo de Guzmán el Bueno

NOTA DE PRENSA

OPOSICIÓN ROTUNDA A LA DEMOLICIÓN DE LA ESCALERA DEL CASTILLO DE GUZMÁN POR SUPONER UN ATENTADO CONTRA EL PATRIMONIO LOCAL

El pasado 3 de agosto, la Asociación Tarifeña para la defensa del Patrimonio Histórico Mellaria fue invitada por el Sr. Alcalde de nuestra ciudad, D. Juan Andrés Gil, y por el arquitecto que lleva a cabo el proyecto de rehabilitación del Castillo de Guzmán el Bueno, D. José Ignacio Fernández Pujol, a conocer in situ los pormenores del citado proyecto en el que se destaca la demolición de la escalera que da acceso a la parte superior del Castillo y a las almenas. Dicha escalera forma parte de la estructura del Castillo y, si bien no parece una escalera valiosa, está datada de principios del siglo XVI, coincidiendo con la época de creación del marquesado de Tarifa.

Ya el pasado 4 de julio, Mellaria manifestó ante la prensa su preocupación ante los rumores de demolición de dicha escalera, que redundaría en perjuicio de la estética del Castillo, ya que forma parte intrínseca de él y conforma parte de la historia del edificio.

Pero a raiz de la reunión que la Junta Directiva de Mellaria y algunos de sus socios mantuvimos el pasado 3 de agosto, Mellaria no puede sino ratificarse en su postura de oposición rotunda a la demolición de la escalera del Castillo. Para ello, esgrimimos los siguientes argumentos:

  • Creemos que es una actuación innecesaria y que atenta contra nuestro Patrimonio Local. Sería un nuevo impacto negativo para el Castillo.
  • La escalera tiene su historia dentro del castillo, al margen de su valor constructivo. Dicha escalera daba servicio al palomar militar y a la estación de semáforo que se situaba en el terrado del castillo en el siglo XIX, de extrema importancia en la historia del mismo.
  • Un argumento que defiende el Sr. Pujol es que quiere recuperar una de las portadas de la fachada de la parte alta del supuesto palacio y la parte de la lacería de ladrillo (sebka) que se encuentra en la galería de la parte superior y que en este tramo de la escalera, evidentemente, está ahora oculta. De no existir la escalera, desde la galería del pabellón Este se vería esa sebka de ladrillo en perspectiva, pero en realidad esta guirnalda se hizo para ser contemplada desde el exterior, y es la reforma de la actual galería la que impide la visión de dicha guirnalda. El citado arquitecto la incorporó al pabellón bajo una cubierta de zincen la anterior fase de intervención en el castillo, en lo que fue una actuación también muy criticada y que sólo respondía a su criterio particular.
  • Debemos conservar nuestro castillo, que tiene más de 1.000 años, tal como está, con las transfromaciones y remodelaciones que ha sufrido a lo largo de la Historia, incluida la escalera del siglo XVI. Es nuestro castillo y así tienen que entenderlo los responsables del museo que se va a crear dentro de él.
  • El castillo no es un museo, sino que es un castillo que en su interior albergará un museo. No se le puede negar la lectura histórica de sus mil años de existencia para resaltar unos valores ajenos a su construcción bajo la excusa de incluirlo dentro de una red de museos. No se puede rehabilitar y dañar un castillo en aras de unas salas museísticas amparándose en unos supuestos criterios personales de lo que es intervenir sobre el patrimonio histórico. Tienen que adaptar el museo a nuestro Castillo, al Castillo de Tarifa, y no al revés.
  • La propia escalera sirve para subir a las almenas directamente desde el patio oeste, sin necesidad de entrar en lo que serán los espacios museísticos. Mellaria no comparte la idea de que para acceder a las almenas haya que atravesar los espacios museísticos de la segunda planta para subir por una nueva escalera de hormigón por el balcón frente al atrio de Santa María. Esto impide de facto que se pueda organizar una visita o un recorrido exclusivo para visitar las almenas del castillo directamente desde el acceso al castillo.
  • Mellaria tampoco comparte la idea de que tras atravesar la puerta de la lápida fundacional no se pueda acceder directamente al patio oeste. Ello impide nuevamente que pueda organizarse una visita a los patios (donde pueden organizarse eventos al margen del museo) directamente desde el acceso exterior al castillo. El proyecto obliga a entrar en el vestíbulo del museo para acceder a los patios.

Mellaria considera que no es la demolición de la escalera la única actuación negativa que se va a llevar a acabo en el Castillo de Guzmán: existe también otras medidas que Mellaria considera nefastas para la conservación de nuestra alcazaba, sobre todo aquéllos relacionados con el proyecto de supresión de barreras arquitectónicas.

Por todo ello, Mellaria exigirá a las administraciones públicas, al equipo de arquitectos y a la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, que se haga una revisión del proyecto de rehabilitación y adaptación museográfica del Castillo de Guzmán el Bueno para que se eluda la demolición de la escalera del siglo XVI, testimonio del propio devenir histórico del Castillo de Tarifa.

Desde Mellaria también pedimos la necesidad urgente de crear una Comisión Local de Patrimonio Histórico que vigile y supervise las actuaciones que implican una acción directa sobre nuestro legado histórico, y que protegería nuestro patrimonio de atentados arbitarios sobre nuestros monumentos. En este sentido, Mellaria lamenta que el proyecto de rehabilitación del castillo se haya hecho sin recabar el parecer de los tarifeños, lo que hubiera evitado situaciones como la actual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s