El teatro Alameda

NOTA DE PRENSA

La Asociación Mellaria acordó en su última reunión del pasado día 5 de mayo el hacer público su malestar y preocupación por el desproporcionado volumen y excesiva altura que están alcanzando las obras del nuevo cine-teatro Alameda anexo a la muralla de Tarifa.

Mellaria se hace eco así y participa del clamor que invade Tarifa en las últimas semanas contra las obras del nuevo teatro Alameda, cuya altura está más cerca de suponer un atentado contra la muralla y el conjunto histórico artístico de la ciudad que un acierto arquitectónico, contraviniendo con certeza el artículo 19 sobre Contaminación visual o perceptiva de la ley 14/2007 de 26 de noviembre, del Patrimonio Histórico de Andalucía.

Mellaria no se explica cómo el proyecto del nuevo teatro ha sido aprobado por los técnicos de la Delegación Provincial y cuenta con el visto bueno de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Mellaria no entiende tampoco cómo por el Ayuntamiento de Tarifa no se ha producido pronunciamiento alguno al respecto una vez advertido por los técnicos municipales la altura que estaban alcanzando los muros de hormigón.

Es cierto que el proyecto que se presentó hace unos años parecía adecuado, comedido y más aún tras realizarse el modificado que debía integrar los restos de la muralla que aparecieron al iniciarse los trabajos. La sorpresa para todos ha sido el descomunal tamaño de los muros de hormigón, que han ocultado por completo la impresionante vista de la Torre de San Sebastián de la que hemos disfrutado los últimos meses, la excesiva altura de todo el conjunto que anula a la propia muralla, a la citada torre esquinera e incluso sobresale por encima de las viviendas adosadas a la muralla y supone un tremendo impacto visual desde el interior del casco histórico y en particular desde la calle María Antonia Toledo.

Tarifa necesitaba de un espacio escénico, de un nuevo cine y teatro, y por ello Mellaria felicitó al Ayuntamiento por conseguir y no renunciar a ese objetivo, pero ahora vemos que no es bueno que se consigan los objetivos a cualquier precio. El nuevo teatro quizás será magnífico, pero nos habrá robado una parte de nuestro patrimonio visual. Esa mole de hormigón no debía haberse construido ahí y el proyecto no debía de haberse presentado descontextualizado sin la muralla. Parece ahora un engaño y por ello la Delegación Provincial de Cultura debería dar explicaciones y explicar los criterios por los cuales se informó favorablemente dicho proyecto tan necesario para Tarifa. No sería de recibo que la respuesta fuera que no conocían el impacto visual que el nuevo teatro causaría en la muralla.

Anuncios