Mellaria declara desiertos los «Isidro de Peralta» por segunda vez en la historia de estos premios

NOTA DE PRENSA

El jurado de los premios «Isidro de Peralta», constituido por los socios y la Junta Directiva de la Asociación Tarifeña de Defensa del Patrimonio Histórico, Mellaria, ha decidido declararlos desiertos en su edición correspondiente al pasado año 2013. Reunidos en segunda convocatoria en enero, el jurado volvió a dictaminar -del mismo modo que en la primera en diciembre de 2013- que durante el año pasado no hubo ninguna actuación relevante de salvaguarda, restauración o mantenimiento del Patrimonio Cultural local que mereciese dicho galardón: muy al contrario, durante el pasado año y con continuidad en el presente, ha sufrido el menosprecio o la indiferencia de particulares y administraciones públicas como no nos cansamos de denunciar.

Los ejemplos son múltiples: en el Cerro de Santa Catalina, intocable por orden judicial, se pretende cambiar la calificación de sus parcelas y se comienzan unas obras que, en principio, se revelan contrarias al único y verdadero destino y finalidad del conjunto de todo el cerro, el cultural, añadiendo a esta ignominia la instalación de un chiringuito en sus cercanías que desluce el conjunto. El Centro Histórico está abandonado, permitiéndose actuaciones que atentan contra toda normativa que exige, principalmente, el mantenimiento del tipismo que lo hace único: instalación de elementos nuevos y ajenos en las fachadas como chimeneas, remodelación de calles a capricho, negligencia municipal ante motivos, diseños y colores que destrozan su singularidad, edificios ruinosos que ni tan siquiera se ocultan,… En general, una falta de mantenimiento y de limpieza y una dejadez en su conservación evidenciando falta de respeto y consideración a tan bello y extraordinario Centro Histórico.

Por ello, Mellaria se está planteando la posibilidad de, junto a los «Isidro de Peralta» y su prestigio, crear unos galardones que señalen a los responsables, por acción o dejación, de cualquier actuación que atente contra el Patrimonio Cultural local; desgraciadamente en este caso no nos encontraríamos faltos de candidatos.