Mellaria aplaude la resolución de la Junta sobre Santa Catalina

NOTA DE PRENSA

En el BOJA número 41 con fecha 3 de marzo del presente, aparece publicada una resolución de la Delegación Territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de Cádiz emitiendo informe desfavorable a la pretensión del actual Consistorio de Tarifa de modificar el actual PGOU para cambiar la calificación de la parcela de instalaciones especiales Castillo de Santa Catalina de cultural a uso terciario y, por tanto, suspendiendo la aprobación definitiva de dicho expediente.

De este modo, es una administración pública de orden superior la que pone coto a la presumible intención de repartir el terreno del Cerro de Santa Catalina con fines mercantilistas, aduciendo sus impulsores una falta de servicios en la zona que no responde a la realidad: alrededor de Santa Catalina existen suficientes servicios hosteleros, comerciales y de hospedaje como para tener que usar -y, posiblemente, abusar y deteriorar- una zona de tanta riqueza cultural como histórica, paisajística, ecológica, geológica,…

Mellaria, además de celebrar esta disposición que vuelve a poner en su lugar a actores y al escenario, vuelve a exigir un plan de protección integral para todo el Cerro y sus alrededores -léase demolición de construcción de hormigón que contamina visualmente este BIC- para que esta parte tan importante de nuestro patrimonio no se desvirtúe ni minusvalore. Por último, Mellaria lamenta el tiempo perdido en decisiones, alegaciones (simplemente la cantidad y variedad de colectivos y particulares que presentaron alegaciones en contra deberían haber hecho recapacitar a nuestras fuerzas políticas, ninguna de las cuales votó en contra en la sesión del pleno ayuntamiento de 15 de mayo de 2012), informes, respuestas, estudios, notas de prensa…, para que todo continúe como por lógica y derecho debe ser: el uso y la finalidad del conjunto del Cerro de Santa Catalina debe ser el cultural y todo otro que se anteponga, sólo puede dañar su esencia, su integridad y existencia. Por eso pedimos a los gestores locales que en sus decisiones sobre el patrimonio cultural local impere la cordura y la sensatez y que se apliquen la normativas existentes (municipales, PEPRICH y Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía) del mismo modo que deben exigir su cumplimiento a la ciudadanía.